Inducción Magnética

Ventajas

Eficiencia: Encendido inmediato sin tiempos de calentamiento ni ausencias prolongadas por pequeñas interrupciones de la red. La Inducción Magnética aporta gran eficiencia para la conversión de energía en luminosa. Se puede obtener más de 85 lumen por watt.

Desarrollo sostenible: Reducción drástica del consumo eléctrico, de un 50 a un 80% , reducción de las emisiones de CO2. Casi nula presencia de contaminantes como el mercurio, habitual en las luminarias de alta presión y en las de bajo consumo. Estas lámparas son una excelente alternativa para reducir el impacto medioambiental, debido a su ahorro energético, menor utilización de materiales y menor uso de mercurio.

Energía más limpia: Debido a su casi nula necesidad de mantenimiento y larga vida útil -unos 20 años en promedio- las lámparas de inducción magnética son muy eficientes en ambientes agrestes, carreteras, túneles y pasos bajo nivel, en general lugares de difícil acceso.

¿En qué consiste?

La iluminación por inducción magnética funciona de manera similar a los tubos fluorescentes, que utilizan gas para producir luz blanca, la diferencia es la forma en que estos gases se unen.

Los tubos fluorescentes utilizan electrodos para unir los gases a diferencia de la iluminación por inducción magnética, la cual se produce cuando la energía se transmite por un campo magnético.

Estas lámparas son una excelente alternativa para reducir el impacto medioambiental, debido a su ahorro energético, menor utilización de materiales y menor uso de mercurio.